La pesadilla de Susi, una rapsodia americana

 In Posts

Rapsoda: del griego rhapsodos, de rhapto, coser y odé, canto.

Rapsodia: trozo de un poema, especialmente de Homero y pieza musical compuesta con fragmentos de otras.

Esta película muestra de manera magistral varios aspectos fundamentales de nuestro trabajo con los niños y los padres de acogimiento familiar.

  • En primer lugar, muestra los sentimientos de una niña, luego adolescente, en relación a sus padres biológicos y acogedores.
  • En segundo lugar, nos muestra que para entender esta película hay que pensar que, en algunos momentos de su vida, los padres biológicos están en el lugar o en la función de los acogedores, y los acogedores en la de los biológicos.

Cuando Susi tiene 15 años, en el verano de 1965, en plena crisis adolescente, decide regresar a Hungría donde, como ella dice, “todo había empezado”.

Como cualquier adolescente en algún momento, Susi siente que su vida se está desmoronando y decide regresar para intentar poner orden en la misma.

Budapest, en los años cincuenta y en plena guerra fría, está bajo el dominio de Stalin; para muchos ciudadanos, la cárcel o la muerte era un peligro constante.

Los padres de Susi, por ese motivo, deciden escapar. El padre es editor y eso siempre representa lo más perseguido por las dictaduras: la persecución de la palabra, que luego, al final de la película, cobrará todo su sentido.

Los padres huyen teniendo que dejar a Susi a cargo de la abuela, lo que supondrá un desgarro en la familia.

Esta separación, y más aún en los casos de niños en acogimiento familiar, de los padres biológicos, siempre será vivida como un abandono por parte de los hijos. Separación y abandono que se inscribe en el inconsciente como una marca traumática.

En la huida, la madre de Susi oye un disparo que le recuerda algo: escena que marca, desde el comienzo, el propio trauma de la madre, y que, a posteriori, nos permitirá entender su comportamiento y su conducta.

De los temas trabajados destacaríamos los siguientes:

TRANSMISION-FILIACIÓN:

El padre acogedor regala a Susi el juego de café que perteneció a su madre.

El padre, los padres biológicos, regalan, desde América, una muñeca, con la que luego juega a hacerle café. En el juego, y así lo demostró Winnicott en sus trabajos, el niño hace mucho más que jugar: experimenta, vive, dice… En este caso, Susi junta ambos regalos para (en la fantasía) juntar ambas familias. Deseo muy común en los niños de Acogimiento Familiar.

El padre acogedor le cuenta lo que tiene derecho a saber: la verdad sobre su origen.

Habla, en palabras de F. Dolto, con el baño de palabras necesario para nombrar aquello que es del orden del estatuto social del niño; todo lo que atañe a su condición de sujeto.

Palabras que, como muestra la cara de Susi, causan extrañeza pero hablan de la verdad.

El padre acogedor funciona como tal cuando le da permiso para irse a ver mundo, con la seguridad de que hay alguien, a quien ella está ligada, que la está esperando, porque si no, sería un nuevo abandono.

Dejar ir a la niña pero estando él en su sitio; lo que nos demuestra que se trata de lugares y funciones de padres e hijos y no tanto de personas (aunque, como es evidente, éstas son importantes). Pero esto nos permite distinguir lo real, lo simbólico y lo imaginario. Esta distinción, para el Acogimiento Familiar y la adopción, es fundamental.

La abuela también hace transmisión de esa filiación cuando le dice: “te pareces tanto a tu madre cuando tenía tu edad”.

Aquí hay que hacer referencia a Françoise Dolto, la mujer que mejor nos ha enseñado a acompañar con palabras lo que viven y sienten los niños.

LOS VERDADEROS PADRES:

La abuela le cuenta quiénes son sus verdaderos padres, situándola ante la verdad objetiva de que estos padres han sido sus cuidadores; sin embargo, para Susi, los verdaderos padres son precisamente los que le han otorgado esos cuidados y el estatuto de hija, en este caso, los padres acogedores.

Cuando le pregunta si le gustaría conocer a su hermana, es un modo de incluirla en el “linaje” familiar.

Aunque Susi responde a la abuela que “sí”, añade: “dile a papá y a mamá que les quiero mucho y que volveré pronto; tengo que ir a la escuela”, demostrando con ello que, para ella, la vida sigue su curso.

José Antonio Reguilón Martín
Psicólogo Clínico.
Responsable del Servicio de prestación de tratamientos psicoterapéuticos para menores acogidos con familia ajena. DGFM.

Leave a Comment

*